jueves, 26 de mayo de 2011

Restaurante Los Manantiales


 La bóveda paraboloide hiperbólica más famosa quizá sea el cascarón dle restaurante Los Manantiales, en Xochimilco. Esta es la estructura que Félix Candela considera como su trabajo más significativo.


Este edificio fue construido en 1958 y está  situado al sur de la ciudad  de México, en  Xochimilco. En este lugar se plantea para la creación de un local para mil personas con una sala de restaurante sustituyendo otro anterior que había sido destruido por el fuego años antes.

Durante el siglo XX, Xochimilco fue un sitio de recreo para los habitantes de la Ciudad de México, Candela no quiso desentonar con la tradición y la belleza que la naturaleza proporcionaba a este lugar, por lo que decidió proponer un edificio con características que lo integraran al paisaje de estos jardines, como objeto que flota a partir de su estructura que, asemejándose a una flor de loto que flota sobre el agua, logra este efecto. 
La decisión de Candela fue el diseño de una bóveda de planta circular, formada por la intersección de ocho gajos provenientes del encuentro de cuatro paraboloides hiperbólicos.

Espacios

El cascarón tiene cerca de 42 m de diámetro y paraboloides de 25x30m en el inicio de su desarrollo, contando con una altura máxima de 8.25m y que en el interior se reduce a 5.90 m.

Bajo éste se encuentra el salón o sala enorme que cobija un restaurante con mesas y sillas en la parte donde los gajos se alzan para dar paso a las carpinterías metálicas. Al centro podemos encontrar una gran pista donde se llevan a cabo bailes dentro del restaurante o ceremonias debido a la reunión de gente en el lugar.

A su cobijo pero a un costado se alzan muros independientes que contienen los servicios del restaurante, como la cocina, los sanitarios, el vestíbulo de acceso, etc. En la parte del acceso se cuenta con un estacionamiento para aproximadamente veinte automóviles.


Estructura y materiales

Su encofrado es más simple que el de una bóveda formada para la intersección de cilindros, por tener generatrices rectas. Además al estar constituida por superficies no desarrollables es mucho más rígida y permite construirla con menor espesor.


El detallado estudio de Candela permitió eliminar la viga del borde y concentrar la carga del peso de la estructura en los apoyos de arranque que se encuentran remetidos en el borde externo de los paraboloides. A primera vista se ve la orilla del concreto manteniéndose en vuelo y nunca tocando la tierra.

En los bordes de las parábolas frontales podemos apreciar como se cierra el espacio a partir de placas de cristal con carpinterías metálicas de 2.40 X 2.40 metros.







Alzados





No hay comentarios:

Publicar un comentario